Blog

Latest News and Updates

IMG_6707.jpg

RAZONAMIENTO DEL VOTO A FAVOR SOBRE EL 62 ANIVERSARIO DEL SUFRAGIO FEMENINO.

 

 IMG_6707

 

CON SU PERMISO DIPUTADO PRESIDENTE;

 

 

Sin duda es importante recordar y celebrar a las personas que con su lucha y sacrificio nos han legado nuestra patria y los derechos que hoy gozamos. El ejercicio de la memoria histórica de un pueblo es lo que le permite tener noción de la continuidad y las rupturas en los hechos trascendentes que definen su identidad y realidad actuales.

Por eso, realizar un homenaje a las mujeres que a lo largo de décadas han luchado por el reconocimiento y el ejercicio plenos de nuestros derechos, es una cuestión fundamental. El derecho de las mujeres al sufragio fue, en su momento una gesta local, nacional e internacional digna de recordar y reconocer en nuestros días, como parte de un proceso de consolidación de la participación de la mujer. En ello, la participación activa de María del Refugio García Martínez, michoacana ilustre, es de destacar, pues defendió, por medio de su propia práctica, el derecho de las mujeres a votar y ser votadas.

Pero, en el marco de la lucha por el reconocimiento y el ejercicio pleno de nuestros derechos políticos, en este momento no basta sólo con hablar del derecho al sufragio y a la representación de género. La democracia en el país y el estado es una democracia incompleta, formalista, que pocas veces hace efectivos los derechos de ciudadanas y ciudadanos a una participación activa, permanente y protagónica en los diferentes procesos sociales que le incumben.

El sistema político mexicano ha reducido el papel de la participación “democrática” de mujeres y hombres, casi exclusivamente al ejercicio del sufragio. El “derecho a votar y ser votado” ya no puede ser llanamente la expresión de los derechos políticos de mujeres y hombres que cada vez exigen más, ser tomados en cuenta en estos tiempos de cambio.

El derecho a las figuras efectivas de plebiscito, referéndum, iniciativas populares, presupuestos participativos, contralorías sociales, revocación de mandato, deben ser parte de la agenda de un Congreso incluyente, que éste Poder Legislativo no se encierre en su recinto y, por el contrario, se abra a la participación de la ciudadanía a formas novedosas que tiendan de verdad a hacer pleno el ejercicio de los derechos políticos de la ciudadanía.

La crisis que se vive en el estado y el país, exigen de un gobierno responsable y de sus ciudadanos conscientes, trascender los límites liberales tradicionales de nuestros derechos políticos, que separan a la mayoría de la gente de los asuntos públicos, y permiten a pequeñas élites definir las prioridades y el rumbo del quehacer gubernamental y legislativo.

Hoy, la lucha por los derechos políticos de las mujeres, es por que las mujeres que viven y sufren en la vida cotidiana la crisis, la marginación, la exclusión, el hambre, la migración, el desempleo, el empleo mal pagado, la violencia; dejen de ser vulgarmente tratadas como  votantes, como objetos de interés en tiempos de elecciones, como objetos de atención para la labor gubernamental y legislativa. Los derechos plenos de la mujer deberán estar en la participación amplia de nuestro género en definir lo que el gobierno debe hacer en bien nuestro.

Nadie conoce mejor el drama que viven las mujeres en mayor desventaja social, que ellas mismas, ¿Por qué diseñar agendas legislativas y políticas públicas desde la comodidad de los escritorios, sin tomarlas en cuenta de forma efectiva? ¿Por qué no permitir a esas mujeres actuar y dar seguimiento activo a nuestra labor como representantes?

En ese sentido, la lucha por una cuota paritaria de género en los cargos de representación y el gobierno, es sólo uno de los aspectos en la lucha por la equidad, pero no el más importante cuando las condiciones de participación de millones de mujeres en los ámbitos más básicos de su vida familiar, comunitaria y social están cancelados por la desigualdad y por un sistema político restrictivo y utilitario.

Celebremos el derecho, que las mujeres nos hemos ganado, de votar y ser votadas, pero reconozcamos que nuestros derechos políticos no acaban ahí, luchemos de verdad por la auténtica participación de millones de mujeres y hombres que son excluidos permanentemente de decisiones y acciones que les afectan y honremos la memoria de ésta ilustre michoacana, María del Refugio García Martínez.

 

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales,

humanamente diferentes y totalmente libres”

Rosa Luexmburgo

 

 

Es cuanto, Diputado Presidente

 

 

 

Diputada Brenda Fabiola Fraga Gutiérrez

lindaRAZONAMIENTO DEL VOTO A FAVOR SOBRE EL 62 ANIVERSARIO DEL SUFRAGIO FEMENINO.
Share this post

Join the conversation